Únete al laberinto! Sólo con tu ayuda podremos crecer.
Gracias por tu visita
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Foro cerrado
Mar Abr 28, 2009 11:55 pm por Sand

» Sin corazón
Dom Feb 22, 2009 10:39 pm por Sand

» Guiños de nada
Vie Feb 13, 2009 1:54 am por Sand

» Gotas de tinta
Dom Feb 08, 2009 9:17 pm por Sand

» El CuentaCuentos
Mar Feb 03, 2009 6:58 pm por Sand

» Pérdidas insufribles
Mar Feb 03, 2009 6:55 pm por Sand

» Nueva web del foro
Dom Feb 01, 2009 11:18 pm por Sand

» Relfexiones en bitácora...
Dom Feb 01, 2009 3:39 pm por Sand

» La salvación
Mar Ene 27, 2009 1:47 am por Sand

Sondeo

Gotas de tinta

Ir abajo

Gotas de tinta

Mensaje por Sand el Dom Feb 08, 2009 9:17 pm

Esta es la traducción de la historia que he presentado a un concurso de relatos (original en Valenciano ^^)
Espero que os guste (aunque la mayor parte es la adaptación de varios textos cortos xD, iba sin tiempo)




Nunca sabré si esta es la última vez que pondré mi huella sobre el papel.
Nunca sabré quien es o será el escritor que me coge entre sus manos para narrar su mundo interior.
Nunca sabré cuál es la intención de las palabras que irán apareciendo bajo mi presencia… No tengo espíritu, sino que me alimento del propio autor que en ese momento utiliza mi cuerpo, esta larga pieza de metal, para dejar sus memorias, impresiones, historias… en un momento de su vida y que se quedan allí por siempre.
¿Quien será el próximo? Alguna vez formaré parte de la creación de una gran obra o moriré en el intento como tantas otras antes de mí lo han hecho a lo largo de la historia?
Durante la espera, el tiempo se me hace eterno y cada nueva persona que me coge es una nueva vida en una existencia condenada a basarse en las de otros. Es decir, he estado, estoy y estaré con una inmutable dedicación a la literatura.
De repente, una joven posa sus delicadas manos sobre mi frágil esqueleto, hace que mi interior se llene de un nuevo espíritu que nunca había sentido, me pone suavemente encima un papel en blanco y empieza a escribir con letra redonda y clara, pero con un estilo un poco acelerado para mi estilo:
Como siempre suena el despertador... entre lamentos y lamentos levanto un pie detrás de uno otro...
Es la rutina de cada día, es el largo camino de la vida que nos queda por delante...
Poco a poco consigo que mis ojos reaccionen a la luz, y así emprendo el nuevo día... aún necesitando esos sueños, esos tan bonitos que hacen que su recuerdo disipe levemente el malestar de tener que madrugar día tras de día en una absurda rutina...
Entre varios bostezos, consigo acabar el desayuno que acabo de preparar... demasiado amargo el café, no es nada extraño... siempre pasa...
Me levanto pesadamente de la mesa de la cocina y voy al baño, necesito una limpieza matinal que devuelva un poco de vitalidad a esta situación en la que me encuentro... Cepillo bajo el agua, pasta de dientes sobre el cepillo, cepillo entre los dientes... todo limpio, todo fresco... Después, mojo suavemente mis manos con el helor del agua y con el líquido elemento me limpio con delicadeza...
Entonces, decido levantar la mirada soñadora a un espejo que me devuelva una imagen de mí misma que pueda conocer... imposible! Por una vez en muchos días presto atención a lo que veo y me llevo una gran sorpresa... quien es esa joven que ha perturbado mis rasgos aniñados convirtiéndolos en una mezcla, un remolino incesante de cambios? Donde está la pequeña avispada que me sonreía con un triste aire burlón no hace mucho? ¿Quién soy?
De repente viene delante mío una alud de recuerdos que me acobarda... primer día de colegio, risas, burlas, palabras hirientes... pero también primer día de instituto, más risas, palabras de aliento... me turban estos cambios, no los había percibido y han dejado huella en esa pequeña niña que ha sido durante tantos años objeto de burlas por tantos motivos... no conozco a esta nueva chica...
El espejo me muestra el reflejo de mis ojos, y en ellos surge un brillo que nunca antes había podido ver... parece que forma chispas de emoción... ¿emoción? ¿ante qué? ¿ante de los cambios?... no lo sé
Querría saber donde está esa niña, quiero preguntarle tantas cosas... tantos recuerdos olvidados, tantas palabras perdidas en la memoria...
De nuevo, el espejo vuelve a confundirme... y veo en mis rasgos un indicio de esa niña... entonces descubro definitivamente la llegada de la adolescencia y que... esos recuerdos olvidados... no volverán
Esta última visión me ha mostrado como la cara es el espejo del alma y su reflejo aparece en mi rostro como confusión, alegría y... amor, todo al mismo tiempo, todo en una mezcla infinita de cambios que ha hecho que nuestras miradas hayan cambiado por siempre...
Siendo melancolía de mi infancia... necesito saber que aún existe... no estoy lista para salir del caparazón a la vida... Epejito espejito ¿donde están mis recuerditos?

¡Vaya! Hacía tiempo que no escribía ninguna reflexión y menos de este tipo, parece que la chica que me ha cogido ha tenido una infancia complicada y está confundida... Sin embargo, mi trabajo es sólo poner por escrito lo que ella quiera y nunca seré autodidacta, por más que me pese... Es más, aunque pudiera, sin el espíritu del autor no soy más que una pluma que va dejando por todas partes gotas de tinta, con o sin significado...
Pasan varios días, y mientras la angustia sobre el estado de mi propietaria aumenta, tal vez tenga problemas y no sé de qué tipo podrían ser... Estoy en el cajón, esperando ser el hilo conductor de historias y pensamientos... de alegrías y de tristezas, pero necesito escribir para que mi cuerpo tenga vida, que mi sangre pueda salir en forma de letras...
Bien, otra vez estoy fuera, encima de un papel, acariciada por los dedos de la joven, unos dedos demasiado delgados, pero que parecen ser resistentes a la adversidad... Mi cuerpo es levantado, y empiezan unas nuevas palabras:
Perdida en un océano de palabras sin sentido he encontrado una en forma de barca que ha sido mi salvación ahora que ya me creía exhausta para continuar buscando un sentido a mi rumbo... Es una palabra llena de significado... es aquella que me ha llenado los pulmones de oxígeno cuando el infierno empezaba a abrasar mis pulmones...
Sorpresa, nado detrás de esa palabra... trato de atraparla, pero se aleja de mí al mismo ritmo que yo me acerco a ella. Curiosa manera la que tiene de salvarme la vida, abandonándome a mi suerte después...
Después de un período nadando sin parar y a su vez, sin resultados, vuelvo a mi barca a la busca de un lugar donde reposar mi cuerpo castigado por las inclemencias que el tiempo ha marcado sobre él, señal de sufrimientos, marca de afanes...
Estoy de nuevo en mi embarcación, perdida sin rumbo en un océano cada vez mayor que en un primer momento me pareció un mar fácil de cruzar... sin embargo, ¡ah! Las apariencias siempre engañan y es precisamente esa palabra, esa sensación que me ha salvado la que agranda cada día esta vasta extensión de agua salada que me rodea sin dejar descubierto un ápice de mi ser...
Ya no sé qué hacer, como actuar... si tirarme definitivamente a las aguas aún a riesgo de ahogarme o, por contra, resguardarme en mi barca que cada día se encuentra en peor estado y cabe la posibilidad que se hunda un día de estos dejándome a mi merced y sin fuerzas para seguir.
El sol efectúa su aparición como cada mañana por el lejano horizonte, y vuelve a haber una nota de esa sensación que agita mi corazón de emoción. De repente, como oculta entre un escondrijo de la mente encuentro la respuesta: ¿Por qué dejarme ir a la deriva en una barca sin rumbo si mientras tenga fuerzas puedo ir a buscar mi destino?
Delante de mis ojos ha aparecido ese anhelo que hace días no salía... de nuevo vuelvo a tener un motivo por el que luchar, una razón por la que seguir, un sueño por el que luchar...
De repente, una brisa sopla con suavidad sobre mi antaño rostro compungido y que ahora muestra un semblante sereno y sonriente al mismo tiempo. Esa brisa me ha refrescado esa palabra que una vez significó tanto para mí y que renace como ave fénix de entre las cenizas de una forma más bella que nunca.
Mirando por última vez esta barca que ha representado mis temores en tantas ocasiones, me lanzo en el océano para perseguir esa sensación... el océano vuelve a ser mar, y esta marinera piensa navegar con seguridad sobre sus aguas.

Parece que la joven está enferma de amor, ¡oh amor, fuente de esperanzas y torturas, portadora del aliento a las personas deprimidas y de la angustia cuando no es correspondido...! ¿Quien sabe nunca como será el próximo amor?
Continúo pensando en eso cuando salgo súbitamente del cajón y noto un extraño temblor en las manos de la chica, tal vez tenga que ver con el amor que parece sentir...
Hoy no escribo como siempre, necesito hacerlo al mismo ritmo que actúo, porque sino es como narrar un naufragio sin que haya barco del que hablar...
Finalmente me he lanzado al océano sin remos y ahora me encuentro cerca de la casa donde dejo volar mi imaginación, soñando que estoy en cada estancia con él, en cada momento sintiendo su presencia que me hace temblar...
Otra vez esa mirada en el cristal... Siempre he tratado de ser valiente, pero esos fríos ojos azules me superan...
Tengo miedo de ver otra vez de cerca, esa mirada vacía que tanto y tan poco transmite al mismo tiempo...
Sin embargo, otra vez me puede la curiosidad al instinto y me acerco poco a poco a esa ventana de ese pequeño chalé de la sierra... Allí sigue, como siempre, no importa el día ni la estación, esos ojos siempre están aquí.
Hay algo que me atrae irremediablemente hacia él y no sé lo que es, pero creo que quiero saberlo...
Siempre en la parte alta del montículo, siempre aquí está esa mirada... avanzo como puedo por entre los pedruscos, necesito ver, es un imán al que me quiero acercar...
De repente, una piedra resbala bajo mi bota derecha, caigo y quedo inconsciente...
[...]
Despierto en una estancia que me produce un temblor que recorre mi espina dorsal como un escalofrío...
- ¡Oh! Ya has despertado -me habla una voz suave, aunque sin emociones
- ... ¿Donde estoy? ¿Quien eres? -pregunto con una nota de pánico en mi voz
- Estás en mi hogar, es el que buscabas, ¿no? ¿Quien soy? Nunca se sabe... Además, creo que el que debe preguntar soy yo, ¿quien eres tú? -responde con más preguntas
Siendo miedo pero respondo: -Soy... soy... - me flaquean las fuerzas y no puedo continuar la frase
-Ya veo, no hace falta a que respondas, tus silencios dicen mucho más que tus palabras - y se acerca a mí
- ¡Noo!...-imploro con un ápice de las energías que me quedan
- ¡Shh! No pasa nada, no tienes nada que temer...
Se acerca aún más y noto el pinchazo gélido de su mirada sobre la mía propia... de repente, noto una extraña conexión entre ambas visiones. Empiezan a aparecer en mi mente un torrente de imágenes, mis vivencias y las suyas. Ojos castaños mezclados con ojos azules en una especie de época lejana...
-Sigues sin saber quien soy? -me pregunta, con una voz inquisitiva
- Creo que no... -murmuro, en eso, una imagen aparece en mi mente y lo aclara todo- ¡tú!
-Ya pensé que nunca lo averiguarías, ¿por qué crees que sentías esa atracción hacia mí? Fui repudiado en esta prisión de la montaña, pero algo en tu interior te mostraba quien era yo en realidad...
- Nunca lo pensé - respondo otra vez con un escalofrío, pero este era un temblor de comprensión.- Por favor, déjame ir...
- No es tan fácil, y menos ahora que finalmente nos hemos reunido

De repente, resbalo al suelo y un pie masculino cae sobre mí con una desmesurada fuerza... es el fin.

_________________
Besos para todos

avatar
Sand
Admin
Admin

Femenino
Cantidad de envíos : 140
Edad : 26
Localización : En la luna de Valencia
Puntos : 2
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 21/08/2008

Ver perfil de usuario http://laberintodeideas.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.